“Finalicé una transacción demandante cuando tenía nueve meses de embarazo”

  • 14 May 2019
Image Description

Con el entusiasmo de alguien que se siente totalmente identificada con su carrera desde el primer momento, Roxana Romero de Gamero, socia de Romero Pineda y Asociados, empezó a trabajar en la firma el mismo día que inició sus estudios en la universidad. En este bufete lleva ya 27 años de exitoso trabajo.

 

Roxana recuerda muy bien dónde nació su pasión por el derecho. Fue en la oficina de su padre - abogado también-. Allí llegaba en cada vacación escolar, y su vocación se iba consolidando desde muy pequeña, entre distinguidos clientes y casos legales que solía ver. Cuando cursaba su último el año de bachillerato, su interés por la abogacía se había desarrollado por completo; pasó, sin dudar, del colegio a la facultad de derecho.

 

Su padre, un prestigioso abogado, se convirtió rápidamente en su modelo a seguir, y un elemento de mucha inspiración para Roxana. “Fue por su ejemplo como profesional integral, ético y luchador que yo tomé la decisión de ser abogada”, dice. Además, durante sus años de formación, ella recuerda con especial cariño y respeto a su hermano José Roberto, quien se convirtió en su mentor permanente.

 

Luego de graduarse de la universidad en 1996, realizó cursos especializados en Derecho Mercantil en la Universidad de Salamanca, España; y unos años después estudió la maestría en Derecho Comparativo e Internacional en Southern Methodist University, en Dallas, Texas. Durante esta etapa de especialización fuera del país, trabajó en el departamento de América Latina para la firma Baker & Mckenzie, en Dallas; y en el departamento legal de International Paper Company, en Memphis, Tennessee. Ambas experiencias fueron muy enriquecedoras para su perfil profesional.

 

“Mi más importante rol”

 

Estando embarazada, ella continuó preparándose en cursos de Derecho Procesal Civil y Mercantil y Derecho Bancario a nivel local. Roxana recuerda con mucha ternura esa época: “Con mi pancita yendo a todos lados, ese pequeño ser que tenía dentro de mí me acompañó en varios casos. Recuerdo haber terminado una transacción muy demandante ya con mi vientre de nueve meses”, dice.

 

Ahora sus hijos, de 6 y 10 años, disfrutan mucho de las visitas al trabajo de mamá. Trato de hacerlos parte de ello, y contarles un poco de lo que yo hacía cuando era niña. Ellos suelen comentar con alegría: “vamos al trabajo de mami”. A medida que crecen, comprenden y se encantan con la idea de que su madre es profesional.

 

Roxana describe a la perfección el papel de una profesional y madre a la vez. “Con la llegada de mi primer hijo mi mundo cambió drásticamente, ya que se había adicionado un nuevo rol, el más importante que Dios me ha regalado. Es aquí donde inicia la dualidad de funciones, pues a la par de cumplir con “deadlines” legales, había que añadir una que no tiene un horario fijo, y esa es ser mamá”.

 

Para balancear la magnitud entre el rol de ser madre y profesional, la tecnología es una de sus grandes aliadas, pues las herramientas digitales le permiten estar siempre conectada y balancear de manera increíble sus actividades como madre y profesional.

 

Además de liderar una de las más importantes firmas de abogados con presencia regional, Roxana apoya incondicionalmente a las mujeres que trabajan en su bufete, además forma parte de la Junta Directiva de Voces Vitales El Salvador.



Entradas relacionadas


Inicia Sesión para Comentar

Aliados