no script

Servicios en la nube, un nuevo modelo de negocios

  • 30 Sep 2019
Image Description

Todo el mundo habla sobre “la Nube” pero, ¿qué significa? La nube, que viene del inglés Cloud Computing, es el nombre que se le dio al procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores.

 

Este nuevo paradigma tecnológico, da servicios de computación por medio de Internet u otra red. Incluye productos muy diversos, que dan la oportunidad de almacenar datos o ejecutar aplicaciones. Hoy en día, no hay compañía que no haya adoptado alguno de los servicios de la nube, pues cuenta con grandes ventajas frente a los modelos tradicionales.

 

¿En qué consiste? Lo que normalmente estaría en tu PC, pasa a estar en un conjunto de servidores a los que puedes acceder a través de Internet y que forman la tal nube. La computación en la nube busca tener todos nuestros archivos en Internet sin depender de poseer la capacidad suficiente para almacenar la información.

 

Nuevo modelo de negocios

 

Actualmente, los corporativos, las empresas y el gobierno buscan soluciones basadas en la nube para resolver los desafíos de comercialización y tecnología, tales como reducción de costos, nuevos niveles de eficiencia y la creación de modelos de negocio más innovadores.

 

El atractivo de la nube, además del ahorro, es la posibilidad de una mayor flexibilidad y de contar con servicios de alta calidad y rendimiento. Igualmente, permite el uso de aplicaciones y servicios de forma más rápida y eficaz, sin importar el tamaño de la compañía o el lugar del mundo en donde se encuentre.

 

Pero, ¿cuáles son los beneficios que aporta trabajar en la nube?

 

1.    Reducción de costes

 

Los servicios y el software en la nube son más económicos que las infraestructuras propias, las cuales requieren de una gran inversión inicial. La nube está libre de ello, habitualmente su uso depende de una cuota periódica en la que no se incluye no solo su utilización, sino también el mantenimiento y las actualizaciones continuas.

 

2.    Acceso a infraestructuras

 

El hecho de resultar más económica hace posible que se pueda acceder a tecnología e infraestructuras que de otra manera serían inalcanzables. El propietario de estas será el servidor de los servicios de cloud computing, mientras que las compañías se limitarán a utilizarlas.

 

3.    Flexibilidad y movilidad

 

La nube trabaja a través de Internet, por lo que no necesita de herramientas físicas para utilizarse, razón por la que ahora es posible conectarse desde cualquier lugar. Además, se adapta completamente a las necesidades de las empresas. La capacidad de almacenamiento puede siempre ser ampliada según requiera la compañía, de la misma manera que el software de la nube puede adquirirse frecuentemente por módulos, dando lugar a opciones personalizadas.

 

Además, como Revista Agenda queremos destacar algunos puntos en los cuales una estrategia de nube adecuada le ayudará a reducir inversiones iniciales, bajar costos y llevar el trabajo en áreas de TI a un nivel más estratégico:

 

Movilidad: Para reducir sus inversiones en tecnología, considere la tercerización para dejar sus problemas en manos de expertos. Así, usando servicios de nube especializados, tendrá la posibilidad de acceder a sus recursos desde cualquier lugar y pagarlos de acuerdo a lo que necesite y use.

 

Precaución: Si una empresa se encuentra en un lugar propenso a siniestros o fenómenos naturales, podría utilizar una plataforma de infraestructura como servicio (IaaS), pues el uso de un centro de datos físicamente externo, fuera de las instalaciones propias de la empresa, garantiza una completa seguridad de la información y datos clave.

 

Infraestructura: Para necesidades de hosting, también es conveniente la plataforma de IaaS, pues resulta económica y fácil de usar.

 

Monitoreo: Al planear la implementación y/o desarrollo de nuevas soluciones o aplicaciones, la plataforma como servicio (PaaS) es ideal, debido a que facilita el soporte y el monitoreo tanto por el contenido, como por el tipo de aplicaciones.

 

Accesibilidad: Finalmente, si se busca implementar o desarrollar una aplicación que sea accesible desde la nube, que no requiera inversiones elevadas en hardware ni software, y que además mantenga los acuerdos de nivel de servicio (SLA), la mejor opción son las soluciones de software como servicio (SaaS), ya que tienen una implementación rápida, y con todos los beneficios de IaaS y PaaS.

 

El cómputo en la nube otorga a los usuarios la capacidad única de atender peticiones en tiempo real, y desde dónde estén. Además, permite a las empresas tener acceso a su información o a los servicios que requieran mediante una conexión a internet, desde cualquier dispositivo móvil o fijo.



Entradas relacionadas


Inicia Sesión para Comentar

Aliados